Propuesta

P

Our 8-point proposal in English, here.

Nuestra iniciativa surge en sintonía con una creciente preocupación respecto de la calidad y fiabilidad de las fuentes a través de las cuales los médicos nos mantenemos informados acerca de los diversos avances diagnósticos y terapéuticos. Dichas fuentes tienen un impacto directo sobre la forma en que entendemos y ejercemos la práctica clínica, y sobre nuestras decisiones al momento de evaluar y tratar a nuestros pacientes.

De un modo cada vez más evidente e inexcusable, los médicos hemos delegado nuestra responsabilidad de educarnos y mantenernos al día en manos de partes interesadas (la industria farmacéutica, de dispositivos médicos y de alimentos), desestimando la evidente deformación del conocimiento adquirido y el probado efecto que el marketing y los incentivos tienen sobre nuestras conductas de prescripción.

Esta situación instala conflictos de interés innecesarios, y tiende a afectar negativamente tanto la calidad de nuestras decisiones clínicas como la debida prudencia en la evaluación de los riesgos y beneficios de los tratamientos. El resultado es un mayor riesgo de iatrogenia (por sobrediagnóstico, sobretratamiento e indicaciones con insuficiente base científica), un aumento en los costos de los tratamientos y una progresiva pérdida de confiabilidad de la profesión médica a ojos de los pacientes y de la comunidad.

En nuestra sección Archivo podrás informarte sobre la influencia del marketing en la práctica clínica y sobre los numerosos canales a través de los cuales ella tiene lugar:

a) Literatura científica con sesgos altamente prevalentes de financiamiento, diseño, reporte y publicación.

b) Consensos, recomendaciones y guías clínicas elaboradas por expertos y líderes de opinión con importantes conflictos de interés.

c) Educación médica continua financiada y visada por compañías interesadas.

d) Marketing directo a través de la entrega sistemática de información sesgada a los médicos por parte de representantes de ventas (visitadores médicos).

e) Distribución generalizada de incentivos a la prescripción (obsequios, viajes, etc).

Por estas razones (acerca de las cuales podrás informarte con mayor detalle en este sitio web y en otros afines), la propuesta de Médicos Sin Marca consiste en:

1.

Ejercer una Medicina centrada en las necesidades del paciente y basada en la mejor evidencia disponible.

2.

Buscar fuentes imparciales e independientes de información, manteniendo una actitud especialmente cauta frente a aquella difundida por partes interesadas en aumentar la venta de medicamentos y otros tratamientos.

3.

Evaluar en forma crítica tanto los contenidos de la literatura disponible como las recomendaciones de líderes de opinión y de paneles de expertos que mantienen vínculos financieros con compañías productoras de tratamientos.

4.

Rehuir el influjo de la propaganda y el marketing farmacéuticos, y abstenerse de recibir visitas promocionales, obsequios, auspicios o cualquier forma de incentivo a la prescripción, evitando de tal modo los conflictos de interés en el ejercicio clínico.

5.

Promover la independencia de las sociedades de especialistas, las publicaciones médicas y las jornadas educativas respecto de financiamientos y auspicios provenientes de la industria farmacéutica, de dispositivos médicos y de alimentos.

6.

Mantener una práctica actualizada a través de instancias de educación médica continua financiadas de forma independiente de la industria farmacéutica y de dispositivos biomédicos.

7.

Promover la elaboración de políticas públicas informadas por la mejor evidencia disponible, libre de conflictos de intereses.

8.

Promover el rol investigador del Estado y de entidades sin fines de lucro, junto con una adecuada regulación y transparencia de la investigación clínica financiada por compañías farmacéuticas (y otras).

Si estás de acuerdo con esta propuesta, y quieres apoyar nuestra iniciativa y unirte a nuestro listado de adherentes (profesionales y estudiantes del área de la salud), usa nuestro formulario de adhesión.